Seguidores

sábado, 16 de abril de 2011

Mapoma 2011, Semana 13, extra y II dedicatoria 2011

Imagen tomada por Tecolinha :-)),

el viernes 15 de abril a la salida de la Feria del Corredor

Título: "Ayudante anónimo"


Cuesta un poco contener las emociones de HOY después de lo vivido esta semana a todos los niveles (sobre todo el emocional), pero intentaré resumir en orden lo que me queda. Tengo la sensación de estar a dos ritmos, es curioso...


Esta semana era una "extra" que me salía en el plan elegido, para si fallaba alguna otra, algún entrenamiento había que suspender o algo así, contar con esta para hacer "tareas pendientes". No sé si el tema va a así de algún modo o no, pero el caso es que era la semana extra y el objetivo era simplemente acumular kilómetros y sensaciones. Fue una semana dura a nivel laboral, con jornadas de 5 horas de sueño y 12 de trabajo, así que menos mal que era "extra".


(Aprovecho el paréntesis para contestar a las personas que se quejan de "las vacaciones de los profesores" sin tener ni idea del mes previo que tienen a dichas vacaciones: sin entrar en detalle, llevo un mes durmiendo entre 4 y 6 horas y haciendo jornadas de 10 ó 12)


Dadas las circustancias, así fue:


Martes, 5 de abril, 1h, 10k, despedida del Río Henares, en Alcalá, en el único descanso de esa hornada de 12 horas. Con mejores pulsaciones, eso sí, que la semana anterior. Despedida también de la pista de atletismo, en la que tanto hemos trabajado esto.

Jueves, 7 de abril, no se puede salir a correr, exceso de trabajo y cansancio acumulado. Entreno descansando.

Sábado, 9 de abril, hora y media, 15 kms, despidiéndome en León antes de Mapoma, recibiendo el aire de "mi tierra" y el aliento de ánimo de Los Pinos y La Candamia.

Domingo, 10 de abril, una hora, 16k por el Río Bernesga, otro lugar emblemático y lleno de emoción para mí porque allí empecé a correr de niña, seguí corriendo de mayor, sin "relojes" ni nada, hasta que llegó mi fase "series" hace 4 años y allí me dejaba la piel y el alma corriendo alentada por el Gran Pedrín, a quien debo gran parte de este camino sin lesiones...

Para rematar el día, y aunque no tenga que ver, saber que la Cultural hizo un partidazo goleando al Oviedo, dada la situación desesperada que vive "la Cultu" fue una buena despedida para volver a Madrid y encarar la última inolvidable semana pre-maratón, en la que he tenido encuentros inesperados y mágicos, he estado mucho conmigo misma, sin preocupación por el reloj desde ayer y otros detalles como la decisión de comprar una nueva cámara de fotos porque se me hacía inviable resistir más días sin ella, y menos "en estas fechas tan señaladas". No estaba previsto, como tantas otras cosas de esta semana, pero cuando pasé por la tienda y se me fue el ojo a las cámaras, y vi las "ofertas comunión" y pensé en hoy, en el domingo, en... na, que dejé de pensar y una cosa fue llevando a la otra y ahí estamos, aprendiendo a usarla todavía y gastando la batería a marchas forzadas para poderla cargar entera para mañana...


Ay, Mapoma, Mapoma, te cambiarán el nombre,

pero poco importa tu nombre...

Has tenido tantos,

tantas formas,

tantos estados,

tantos amantes...

Te llamarán...

como quieran llamarte.

Pero siempre serás tú.

Y seguirás ahí para abrazarnos sin palabras,

sin teorías ni explicaciones,

sólo tú y cada alma que llegue a tus brazos,

único encuentro,

irrepetible siempre,

eternamente dentro...

14 comentarios:

Rafa dijo...

Hola, es la primera vez que llego a tu blog, hoy pululando por blog de "amigos comunes" he terminado aqui, con tu permiso he leido las últimas entradas, y el blog me parece muy chulo.
Leo que estarás el 17 en Madrid, espero que podamos vernos en persona en la kedada previa a la carrera en el ayuntamiento para desearnos suerte.
Un beso

Pepemillas dijo...

Teresa, espero verte el Domingo. No hace falta que te diga más, ¿verdad? Te tengo muy presente siempre y en mis recuerdos de todo lo vivido el año pasado en Mapoma y antes de Mapoma. Acuérdate de nuestro grito. ¿Lo recuerdas? Te reto a recordarlo.
Un besito muy, muy fuerte.

Commedia dijo...

Hasta mañana, Teco, y que sueñes con Mapoma, que me diga, con los angelitos!!!

Besos,
Eduardo

Tecolinha dijo...

Hola, Rafa, bienvenido, me alegro que te guste. Mañana estaré por ahí, sí, a ver si nos vemos...

PEPEEEEE: GENIAAAAALLL, no tenía claro que venías, ¡ME ALEGRO UN MONTON! quiero verte, quiero verte, POR SUPUESTOOOOO.
Bueno, lo del grito ni se menciona, ni dudo ni dudas ni nadie duda de él. Yo lo he recordado en varias ocasiones, lo tengo muy dentro y este año aún más interiorizado y claro, aunque podría cambiarlo a añadir... ¡Y TÚ ERES SUYO!
Qué alegrón, ¡HASTA MAÑANAAAAA!
¡Besazos, grande!

Tecolinha dijo...

EDUARDO: JEJE, con dormir me conformaré... Un beso, guapo, ¡hasta mañana!

Saturnino dijo...

A por Mapoma; nos vemos.
Un beso.

Pepemillas dijo...

Jejejeje... ¡Esta es mi Tecolinha!
OOOOOOOOOOEEEEEEEEEEEEEEEE...
Interiorízalo, hazlo tuyo, tenlo presente.
¡Hasta mañana!

gargar dijo...

Ánimo para afrontar otra vez los 42 kilometrazos. Y mucha suerte y que no haya ningún imprevisto. un beso

Guillermo dijo...

Mucha suerte mañana.

Salu2-G

Pepemillas dijo...

Tere, te he dejado una cosilla en mi Blog... Besitos.

Antonio Morales dijo...

Mucha suerte mañana también...acabo de llegar a tu blog desde el de pingüina, así que con tu permiso lo agrego al mío.

Tecolinha dijo...

¡graciaaaaaaaaaaaaaaaaasssssssssssssss!

Voy a intentar dormirrrrr

Muchas gracias por los ánimos a todos, no me he resistido a pasar antes de que acabe el día y llegue la calma... a los que nos vemos mañana, ¡hasta mañana! A los que no, ¡también!, sé que estaréis con nosotros.

muaaaaaakssssssssssss

Pepemillas dijo...

Teresa... la magia que nos une y nos envuelve... me asusta... ¡pero también me gusta!
¡Ha sido genial!
Siente mi fuerte abrazo como el de esta mañana.

Tecolinha dijo...

Nunca tengas miedo a la magia. Esta es de la buena ;-)
Un besazo y siente tú el mío también. ¡Te quiero mucho!