Seguidores

sábado, 26 de septiembre de 2009

Nueva faceta: en bici al trabajo, primer día

Hola de nuevo.
Aunque madrugo un montón, me encanta ir en bici al trabajo, os lo recomiendo a todos, y después del trato recibido por diversos empleados de la red de cercanías de Madrid, más :-)) (jo, parece que me ha contratado Gallardón o Espe, pero nono, nada de eso)
Sé que cuando llegue el invierno igual la cosa cambia y tengo que ir en bus, pero de momento he combinado bici-tren unos cuatro días y me gusta mucho.
El primer día que llevé la bici, como ni controlo tiempos ni distancias (tengo un nuevo centro de trabajo, en una ciudad nueva, unas líneas de tren que no he usado antes, etc.), salí con CINCO HORAS de antelación (tenía sólo una reunión obligatoria a las 13:00), y fue una experiencia tan buena que no he dudado en repetir.
Mi preocupación era si me dejarían de verdad llevar la bici a esas horas en el tren (las 7:30, hora punta). Sabía que siendo una bici plegable sí se puede, pues si hay mucha gente a lo más que te pueden obligar es a plegarla del todo y listo, pero bueno, ya se sabe que a veces hay "sorpresas".
Cuando llegué a la estación, primera grata noticia: hay ascensor, ¡bien! y me cabe la bici sin plegarla ni subirla sobre una rueda, ¡bien!.
Bajo, salgo del ascensor, veo un guardia de seguridad mirando, paro (por si me echa el alto, al menos que no tenga que venir detrás) y me voy quitando casco, linterna, apagando la luz intermitente... dándole tiempo, vamos. Se acerca y al verme buscando con la mirada por dónde será, me indica los torniquetes más anchos. "Las bicis al fondo", me dice. "Bueno", pienso, "eso es que se puede llevar, ¡bieen!" Con la emoción me paso los torniquetes y viene detrás a indicarme: "no, no, por aquí, por aquí, con las bicis por aquí, PARA QUE NO SE DAÑE LA BICI". "¡Vaya!", pensé, "no sólo me dejan llevarla sino que además se mira el bien de la bici. Genial".
Algunas recomendaciones para "novatos":
1. Cuando montéis en una bici de las plegables, si estáis acostumbrados como yo a una de montaña de ruedas gruesas, no penséis que la sensación de que no va equilibrada es real. Sólo es eso, una sensación. Las ruedas son mucho más delgadas y pequeñas, la bici pesa mucho menos y la estabilidad es otra. Además, la posición del cuerpo es diferente. Yo di DOS pedaladas y me bajé a comprobar que no se había soltado nada :-))
2. Cuando tengáis que bajar por una escalera mecánica con ella, dos cosas: situaros cerca del sillín, por si hay que echarle mano y sobre todo: apretad al menos UN FRENO. Jobar, casi llegamos a la vía por separado, pensaba que no se me podía escapar, ya he llevado un carrito de niña, leñe, pero claro, el carrito tiene más ruedas, y más pequeñas y ¡menos distantes!. Aparte del peso del niño encima, claro... La verdad es que este punto de las escaleras mecánicas aún no lo domino, pero bueno... el otro día ya funcionaba el ascensor de bajada a la vía... ¡TODO UN LUJAZO!
3. Cuando circuléis por las aceras, mejor reducir la velocidad y sortear a los peatones que se encuentran "de cháchara" dando la espalda antes que hacer sonar el timbre. Se mosquean sin necesidad, te ponen mala cara y dudan hacia dónde apartarse... Mejor ni hacer ruido y cuando te vean ya has pasado. Al fin y al cabo, la acera es para ellos.
4. Las rotondas, mejor evitarlas. Uf, qué peligro...
5. Llevar un chubasquero siempre por si acaso. Tuve suerte el primer día, pero el segundo lo aprendí :-)
6. Llevar una camiseta de repuesto por si acaso, y ropa cómoda.
7. Buscad los torniquetes para sillas de ruedas o equipajes, por los otros no cabe ni plegando los pedales. Si tenéis abono transporte basta con enseñarlo a un empleado y las puertas se abren como si fueras un poli luciendo tu placa, jeje. Si no, pues lo mismo, sólo que lleva un poquillo más de tiempo.
Bueno, para el primer día no estuvo mal, sólo me rompí los pantalones en la entrepierna, pero es que eran de tela fina y estaban ya algo desgastados.
Es curioso, pero cuando salgo del trabajo y cojo la bici me encanta la sensación de que en ese momento acaba de verdad el trabajo y comienza el ocio. Cuando no voy en bici esa sensación no la tengo hasta llegar a casa y dejar las cosas.
Pues nada, a esperar el siguiente día de bici... :-))
P.D.1: se aceptan recomendaciones de expertos ;-)
P.D.2: GRACIAS, Pedrín & Co., me habéis hecho un regalo maravilloso, muacs.

8 comentarios:

SONIA dijo...

Tecolihna: eres mi ídolo! Me encanta la gente que va al trabajo en bici, es genial! Y mucho más en una ciudad como Madrid, que con los avatares que has contado el asunto tiene su mérito.

Un besazo!!

Saturnino dijo...

Has adoptado una buena decisión, tendrás el problema del invierno, pero creo que es pasajero, jeje.
No te puedo dar consejos al respecto porque como bien sabes resido en una ciudad en la que se puede alcanzar todo caminando.
Y me parece fenomenal lo de respetar a los peatones.
Un abrazo.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Disfruta de ella pero ve con precaución, que son muy peligrosas. A mí me atropelló un coche aunque sin daño alguno, pero un buen susto sí que me dio.

Pablo dijo...

Enhorabuena por la experiencia, Tecolinha, me parece alucinante. Totalmente de acuerdo con tus observaciones sobre las aceras: al fin y al cabo son para los peatones. Lo digo desde mi experiencia de peatón más que nada, aunque a veces le cojo la bici a mi hija y hago algún trayecto mixto acera/calzada: para ir al videoclub, por ejemplo. Por lo que dices de las glorietas, parece que tú haces la misma mezcla ??

Y otra pregunta: ¿esa bici plegable tiene varias marchas? Supongo que sí,porque si no, por Madrid debe de ser bastante tremendo. Sobre el precio, ya le preguntaré a Pedrín & Co. ;-)

Y ya puestos a pedir: ¿podrías poner una foto de la bici? :-)

Commedia dijo...

Enhorabuena por la experiencia.

Una pregunta: ¿las plegables sólo pueden ir en tren? ¿qué hay del bus y metro?

Pablo*NSN dijo...

@Commedia: el metro tiene horarios para poder llevar las bicis, pero no sé si las plegables se tienen que plegar (!) a este horario. ¿Tecolinha?

A de la Mata. dijo...

Tere: la bici es buena opcion para moverse por la ciudad. Tb, te vale para "entrenar" ese posible triatlon. Pero cuidado, la bici es carnaza para los coches y otros vehiculos, con el peligro que conlleva. Por lo tanto ojo al parche y mucho cuidado. Vale!! De las carreras: el 20 corri la media de Valladolid, alli vi a Satur, Servi y algunos mas. El dia 26 corri los 100 kms de S/C de Bezana (Cantabria), un poco lento, tarde media hora mas de lo normal, pero quede muy bien fisicamente. en 9 h 24' hice la tarea. La proxima sera la media de la Bañeza. Cuidate, entrena, huye de las lesiones y difruta. Besos para los tres. A de la Mata

Tecolinha dijo...

SONIA: jeje, no tiene mucho riesgo porque a las horas a las que voy apenas hay coches, y siempre busco aceras anchas y calles con menos circulación. Si tuviera que ir por la Castellana o Gran Vía, ni loca, jeje.

SATURNINO: cuando venga el invierno será otro cantar, sí, ya veremos, jeje.

GREGORIO: cada vez miro menos atrás, confiando en que me vean, jeje, precaución toda, no creas.

PABLO: acera-calzada, así es, hay sitios por los que no me queda otra que "tirarme a la acera".
Tiene 6 marchas, ¡una gozada! e imprescindible, sí, te recomiendo que tenga marchas, sin duda.
La foto, en cuanto tenga ocasión os pongo una :-)

COMMEDIA: en el metro también las he visto, lo que ocurre es que según qué líneas puede resultar más incómodo, especialmente si no hay escaleras mecánicas o ascensores. Del bus no sé, plegadas yo creo que sí se puede, pero es más engorroso y molesto para todos. La bici tampoco tiene mucho espacio y a ti te tocaría ir de pie casi seguro.

PABLO: para los trenes, la normativa dice que fuera de las horas punta, se pueden llevar sin plegar y en hora punta y si causan "molestia" a otros viajeros se han de plegar. En resumen, una plegable siempre se puede llevar. Yo, en la práctica, si veo que hay sitios de sobra, no la pliego y si veo que estorba la pliego. Normalmente con los pedales y el manillar es suficiente, porque suele ocupar dos asientos de los que van de 3 en 3 lateralmente en el tren, así que tampoco es un problema.

ÁNGEL: yaa. Lo del triatlón, je, creo que de momento lo debo aparcar. Sin entrenar el agua no tengo nada que hacer :-)
Sobre tus distancias, uf, flipo, como siempre. ¡Cuídate, campeón, estás hecho una máquina total!