Seguidores

viernes, 7 de agosto de 2009

El Arenal III: final

No hizo falta ambulancia. La sandía, el zumo con frutas que me dio Pedrín, la cerveza... y no sé cuántas cosas más del avituallamiento hicieron las labores de "reanimación". Cuando volví a ser persona (como dice Xuás), me acerqué a saludar de nuevo a Hita y Espirulina, ahora acompañados de Abe, frescos ellos como rosas, y comentando "mi estado". Tampoco a ellos les pasó desapercibida mi cara cuando me vieron. Gracias por los ánimos. Vamos a recoger la bolsa del corredor, impresionante como siempre, y mientras Ana va a recoger lo que le ha tocado en el sorteo me tumbo cerca de la entrega de premios (no sólo los de la competición en sí, también había sorteo de jamones sin fin) y con la inestimable ayuda de Pedrín-fisio comienzan las tareas de recuperación: tumbada en un murete estirando y reponiendo fuerzas. Este es un momento necesario de calma en el que pienso, sobre todo, en la cena...

Buscamos a nuestros amigos durante el sorteo de jamones, pero no sé dónde se han metido todos, así que nos vamos por el coche y de ahí a recoger las cerezas que habíamos encargado en la cooperativa (cerraban a las 22:00 y ya estábamos cerca).

Vamos a cenar a una casita rural y coincidimos en la terraza con dos atletas de Cartagena, Toñi y Juan Ernesto, que nos invitan a compartir mesa con ellos. La agradable cena y conversación hace que reponga definitivamente las fuerzas. Hay mucho de qué hablar, de ésta y de otras carreras de nuestros calendarios.

Volveremos al Arenal... y volveremos a correr pronto :-))

Saludos a todos, y mucho ánimo para los vecinos del entorno afectados por las llamas del incendio. Esperamos que todo vuelva a la normalidad lo antes posible.

Enlaces a otras crónicas de esta carrera:


Toñi y Juan Ernesto también lo cuentan en la página de su club




3 comentarios:

Ana dijo...

Pues va a ser en lo de las cerezas cuando os estuvimos buscando y no os encontramos, porque no fuimos de allí rondando las diez.

Cómo mola que te cuiden ¿eh? Así merece la pena escuajaringarse en las carreras ;-)

Besos.

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Para el año que viene hay que planificarse mejor, que este año he ido con prisas y tal y no es plan, yo también me hubiese llevado una caja de cerezas de haber sabido que se podían comprar!! Fue una pena que no nos encontrásemos después, pero bueno, para el año que viene piscina, cerezas y cenita, ¿no?

La verdad es que tenías mala cara cuando llegaste, sí, pero bueno, es que era una carrera durilla, demonios, no vamos a correr siempre sin despeinarnos, ¿no? ;)

Tecolinha dijo...

Hola, chicos, se me pasó contestar.

ANA: ... ya :-)
HITA: me parece buena idea, planning completo. Yo traje dos cajas de cerezas y me quedé corta, jejeje.

Bueno, a ver si el año que viene la levo mejor :-)