Seguidores

viernes, 8 de mayo de 2009

Regreso al metro II: por la tarde

Por la tarde, el ambiente en el metro cambia radicalmente y podemos encontrar, además de los "viajantes" y/0 "viajeros" mencionados en el capítulo anterior, los siguientes:


1. Parejas que se cogen de la mano, se hablan, se acarician y/o se besan.


2. Niños/as que juegan a no caerse sin sujetarse. Especialmente divertido en los trenes tipo "oruga", unidos sin puerta mediante un sistema de acordeón cuyo suelo se desplaza adaptándose al trazado de la vía.


3. Estudiantes de apuntes, hacedores de "deberes", subrayadores, correctores de exámenes o hacedores de tests de auto-escuelas.


4. Comedores de fruta, galletas, chocolate...


5. Charladores con acompañantes, desconocidos o interlocutores telefónicos.


6. Comentaristas de las lecturas del viajero/a de al lado, entablando así nuevas relaciones sociales.


7. Revisoras/es de las compras realizadas. El último ejemplo, hace dos domingos, unos bonitos zapatos de charol color rosa-chicle.


8. Sprinters al comprobar que se han pasado de estación. Mi caso ahora mismo.


Para que luego digan que viajar en metro es un rollo... ;-)

6 comentarios:

Ana dijo...

Jajaja, ¿y a la gente que lee simplemente no la pones?
Yo tengo un caso más para los niños: los que se cuelgan de la barra central y se ponen a dar vuelta. No me digas que no has visto a ninguno :)

Yo soy claramente 3 o 4 (según me haya dado tiempo a comer o no).

Buena clasificación, eres muy observadora, amén de despistada :D

Saturnino dijo...

Hay gente pa to, si es que somos muchos.
Sigue observando y registrando los diferentes especimenes humanos.
Un saludo.

LORENZO dijo...

la verdad que si. yo comparto tu afición y cuando estoy de paso por madrid y voy en metro hago eso mismo que haces tu.... observar. me gusta y me relaja.
el comporamiento de la gente que no se sabe observada resulta sorprendente a veces!
saludos.

SONIA dijo...

El maravilloso mundo del metro... A veces lo echo de menos, sobre todo sin el agobio mañanero. Siempre me gustó observar a la gente y el metro es un lugar idóneo para ello.
Un saludo!

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Me encanta eso de jugar a mantenerme en pie sin sujetarme. En los autobuses lo repetía hasta la saciedad.

En vez de tomar notas para los post, hay que ir comprando una grabadora, que dar marcha atrás...

Tecolinha dijo...

ANA: lo de observadora, no lo niego, y lo de despistada... bueno, pues tampoco, jeje, PERO, que me haya olvidado a los lectores, eso no, jejeje. Están en el punto 3 de REGRESO AL METRO I, guapísima ;-))

SATURNINO: ya, hasta hay observadores pa tó, ya ves...

LORENZO: jeje, es una práctica de la que se aprende mucho, cierto.

SONIA: hombre, a las 7 de la mañana no hay mucho agobio, jeje. Es peor a las 14:00 o las 15:00.
Saludos.

GREGORIO: fortalece las piernas, cierto :-))
Lo de la grabadora sería buena idea si no me escucharan, jajaja. Cuando leas Regreso al metro III lo entenderás :-)))