Seguidores

viernes, 1 de febrero de 2008

Piñas y ardillas

Cuando vas corriendo entre los pinos y te sorprende una ardilla que trepa y sube, y frena y te paras y entonces sube más alto, y se sienta... y mientras sigues con la boca abierta mirándola... se pone a comer una piña.... y escuchas el ruido que hace, y ves que tira los restos, y vas detrás a buscarlos, y a verlos, y te preguntas ¿qué comen?, ¿dónde están los piñones? y te pones a buscarlos, y los encuentras en otras piñas que no se han comido ellas, y te da por probarlos...
Todo se para como te has parado antes, y en los cinco minutos que ha durado todo ya tienes la espalda fría, así que otra vez echas a correr...
Pero el sabor del piñón en la boca te acompaña todo el día, igual que la imagen de la ardilla apoyada en el árbol comiendo, sin inmutarse por tu presencia y tu absurda admiración...
Y bendito absurdo, el deleite en las cosas pequeñas, la grandeza en la sencillez, la vida en una semilla...

4 comentarios:

Tecolinha dijo...

Pues claro que me impactó ese momento. ¿Acaso no es un privilegio y un regalo para los sentidos? ¿Cuántas personas han tenido esa suerte hoy, un día de diario, al lado de una ciudad, sin buscarlo siquiera? Estas cosas no pasan todos los días... ha sido una buena forma de despedir el mes de enero.

Tecolinha dijo...

Sobre la ardilla:
http://www.sierradebaza.org/Fichas_fauna/05_01_ardilla/ardilla.htm

p y jl dijo...

Hola Tere,
Estamos de fiesta en casa, Penny y yo (Juan Luis) y nos hemos acordado de ver tu blog.

Muy bonito lo de la ardilla. Sabes apreciar los pequeños momentos de la vida. Felicidades :-)

Un beso para ti y para Julieta.
Un fuerte abrazo para Donato, el mas grande.

Penny y Juan Luis

Tecolinha dijo...

Un saludo, chicos. Muchas gracias por venir, me encanta veros por aquí.
Sí, la verdad es que esos "pequeños momentos" de la vida son "grandes momentos" para el alma. Ya os enseñaré las ardillas cuando vengáis por aquí.
De momento, nos vemos el viernes en Getafe.
Un beso grande, grande, muchos besitos de Julieta y saludos y abrazos de Donato.